El Saber ocupa su lugar Publicar en MK Home del sitio Contacto

2012
AgostoSeptiembre

El mejor amigo del niño

¡Déjenlo volar!

La importancia de saber inglés

Primeros fríos

Familias para armar

Dieron en la tecla

Todas las voces, todas

 
Abril/Mayo
Agosto/Septiembre
Octubre/Noviembre
Diciembre/Enero

  Todas las voces, todas  
 
Este es un humilde homenaje, un merecido reconocimiento, a quien fuera “el especialista” en efectos sonoros. Se trata de Wayne Allwine (nacido el 7 de febrero de 1947 en Glendale, California; fallecido el 18 de mayo de 2009 en Los Angeles), quien siguió los pasos de Walt Disney al brindar la característica voz de Mickey Mouse durante ¡32 años! (ni más ni menos). Allwine falleció a los 62 años de edad por complicaciones de la diabetes que lo aquejaba. Murió precisamente en el UCLA Medical Center de Los Angeles.

La primera aparición de Allwine como Mickey fue en The New Mickey Mouse Club, en 1977. Su primera aparición de Mickey en teatro fue en 1983, en Mickey’s Christmas Carol. Siempre fue la voz de Mickey Mouse desde entonces. También protagonizó películas como ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988), El príncipe y el mendigo (1990), Los Tres Mosqueteros: Mickey, Donald y Goofy (2004), y la serie de televisión Mickey Mouse Works (1999-2000), House of Mouse (2001-2002), y Mickey Mouse Clubhouse (2006-2009). También fue siempre la voz de Mickey en la entrada de la popular serie de videojuegos Kingdom Hearts, y en parques temáticas de Disney, programas de tv, de radio y eventos en vivo.

Además de la grabación de voces, Allwine trabajó como editor de efectos en muchas películas, como Splash (1984), Three Men and a Baby (1987), entre otras. Fue la tercera persona que “prestó” su voz al afamado roedor. El mismo Disney comenzó a hacer la voz de Mickey Mouse en 1928, cuando hizo su debut hablado en “Steamboat Willie”. Jimmy Macdonald asumió la responsabilidad en 1947 y entregó el rol en 1977 a su protegido Allwine. Actualmente, Bret Iwan es el responsable de los doblajes de la voz de Mickey Mouse. Iwan es un ilustrador americano que se graduó en el Ringling College de Arte y Diseño de Sarasota (Florida, EE.UU.), en el año 2004. Iwan antes era ilustrador en Hallmark (empresa privada estadounidense; el mayor fabricante de tarjetas de felicitación de Estados Unidos). Sus primeras apariciones se registraron en el parque temático Animal Kingdom, en Disney on Ice (2009): Fiestas y Disney Live, Rockin´ Road Show; y en juegos de PlayStation y Nintendo.

Retomando la historia de vida de Wayne Allwine, vale la pena recordar y destacar una declaración. “Wayne dedicó toda su carrera profesional a Disney, y durante 32 años brindó gozo, felicidad y comodidad alrededor del mundo al dar voz a nuestro personaje más amado e icónico, Mickey Mouse”, señaló el presidente ejecutivo de la compañía, Robert Iger. Nacido en 1947 en el suburbio de Glendale, en Los Angeles, Allwine se unió a Disney en 1966, ascendiendo desde un empleo en la sección de correos. Trabajó junto al experto en efectos sonoros Macdonald por siete años y medio, editando filmes de Disney como “Splash” (1984) y “Three Men and a Baby” (1987). “Mickey es la verdadera estrella”, alguna vez mencionó Allwine sobre su trabajo. De hecho, todo queda “en familia”, ya que su esposa, Russi Taylor, interpreta la voz de Minnie Mouse.

Este genuino y singular universo, el del doblaje, es realmente tan llamativo como particular. Pocas veces, quizás, le prestamos atención. Son escasas las ocasiones en las que ponemos la mirada (y los oídos) en todo su proceso. Ese proceso de grabar y sustituir voces en un producto cinematográfico o televisivo después de su producción y su estreno original. El término “doblaje”, generalmente, suele referirse a la sustitución de los diálogos hablados por los actores en un idioma original por otros diálogos idénticos en otro idioma. También se describe como el proceso de regrabación de líneas de diálogo habladas por un “actor” durante la producción original, y que debe ser sustituido para mejorar la calidad de audio o reflejar los cambios de diálogo.

La música también es doblada en una película después de que su edición se ha completado. Filmes, videos y a veces videojuegos, son doblados en el idioma local para el mercado extranjero. El doblaje es común en películas estrenadas en cines, series de televisión y dibujos animados, según dada su distribución en el extranjero. El doblaje tiene muchos detractores, especialmente en países donde esta práctica no es común. Los opositores a esta práctica alegan que devalúa las películas o los programas de televisión, pues las bandas de sonido originales están más cercanas a lo que ha creado el director de la producción.

En algunos casos, el doblaje puede hacer la película menos auténtica. En casos de doblajes de mala calidad, la sincronización del movimiento de los labios de los personajes a la hora de hablar puede perderse. En cambio, los defensores del doblaje sostienen que el subtitulado “contamina la imagen del original”, que allí existe una notable reducción del texto de partida y que distrae al espectador, porque no puede estar del todo concentrado en la imagen de la película por estar pendiente del subtitulado. Además, vale considerar (ni más ni menos), que hay muchas personas (no videntes) que no pueden leer los subtítulos, e incluso personas sanas que, por problemas de visión o por edad (corta o avanzada), la subtitulación se convierte en un problema.

En muchos países europeos, las películas de Hollywood se doblan regularmente. Algunas personas sostienen que una traducción creativa (no necesariamente fiel a las palabras inglesas originales) pueden o no traer más diversión a las películas, de modo que audiencias más exigentes no las encuentren aburridas, pero olvidando el significado real de la traducción. En Hungría es común que los traductores creen el texto húngaro para rimar en las comedias y las historietas con los artistas locales reconocidos que proporcionan sus voces para leerlo. El ejemplo más famoso es, quizás, el de la serie animada Los Picapiedra, con su texto húngaro entero, en rimas.

La preferencia de cada país por el doblaje o subtitulado es actualmente consecuencia directa de decisiones tomadas a finales de los años 20 y principios de los años 30. Con la llegada del sonido al cine, algunos países, principalmente por razones políticas ligadas a los nacionalismos propios de la época, escogieron el doblaje como forma de fortalecimiento de identidad y un cierto control de la información. Entre los países que adoptaron el doblaje como forma principal de reproducción pública se encuentran Estados Unidos, Alemania e Italia. El doblaje a cualquier idioma requiere una modalidad específica de la lengua. Así, España posee su propio doblaje, realizado en castellano de España, que a su vez se basa en el castellano escolar con pronunciación ortográfica.

Por ejemplo, en Latinoamérica suele realizarse un doblaje único para todo el mercado hispanoamericano, realizado principalmente por actores mexicanos, que emplean una pronunciación propia de ese país, pero con una entonación particular; y aún cuando los términos locales podrían causar confusión para el resto de los países, son utilizados en algunas ocasiones. En México, acorde a la legislación, en las salas de cine las películas animadas, las infantiles y los documentales, son todos doblados de manera obligatoria, mientras que el resto de las películas son exhibidas con doblaje o con subtítulos. Dicha medida se tomó como un medio para impulsar el cine mexicano.

El doblaje de películas es utilizado generalmente para su exhibición en canales de televisión públicos. En los canales de televisión abierta se proyectan series de televisión, programas infantiles y películas dobladas al español de México. Los canales de cable suelen ofrecer la programación subtitulada o doblada. Actualmente el doblaje se ha visto reforzado para los canales de cable. En España, el doblaje está más generalizado desde 1932, cuando la Segunda República decidió introducirlo en Madrid y en Barcelona. El doblaje, tras la Guerra Civil Española, se vio reforzado por la normativa promulgada por el Gobierno de Francisco Franco en 1941, a su vez basada en la Ley de Defensa del Idioma de Mussolini. Esta ley, adoptada en Italia, Alemania, Francia y España, tenía dos fines políticos: el nacionalismo a través de la identidad lingüística y, de forma más sutil, el control a través de la censura de las ideas extranjeras que podrían ser ajenas a los intereses nacionales.

Sin embargo, con la llegada de la televisión a España, el doblaje mexicano fue ampliamente utilizado para casi todas las series de acción real exhibidas hasta principios de la década de los 80, y hasta mediados de los 90 para la gran mayoría de series y películas animadas (generalmente de Disney, Warner, Hanna-Barbera, Metro Goldwyn Mayer y Filmation). Hay estudios de doblaje al idioma español en España, México, Venezuela, Chile, Argentina, Colombia, y Estados Unidos (Miami, Los Ángeles). En España, las Comunidades Autónomas de Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Galicia y País Vasco cuentan a su vez con doblajes en sus respectivas lenguas co-oficiales, distintas al español.

En los inicios del doblaje, debido a que el material con el que se trabajaba para las mezclas era fotográfico y no digital como hoy en día, el método utilizado era realizar grabaciones de varias páginas de texto que debían ser memorizadas previamente. Para ello las escenas tenían que ser ensayadas antes de ser grabadas, tanto para lograr una buena sincronización con los movimientos labiales de los actores originales, como para mimetizar la interpretación de los mismos.

Así, doblajes míticos como el de la película “Lo que el viento se llevó” (Gone with the wind) llevaban muchas semanas de trabajo. Con el paso de los años esta técnica fue siendo desterrada por el actual sistema de doblaje por ritmos, en el cual el diálogo queda segmentado en pequeños fragmentos o takes que los actores graban leyendo de un atril tras haber memorizado el ritmo (especialmente las pausas) del diálogo original. Esta nueva técnica agiliza mucho el proceso de doblaje aunque también hay quien opina que esta “mecanización” del proceso ha restado calidad artística al mismo.




Productoras cinematográficas destacadas en doblar sus productos

DISNEY. La compañía Disney es quizás la que más se ha esmerado en el doblaje al español de sus producciones de cine y televisión, debido a que la mayoría van dirigidas a niños y jóvenes. Al principio esta compañía mandaba a doblar las películas a estudios argentinos en la década de los años 40, después decidió trasladar el doblaje a sus propios estudios en California, bajo la dirección de Edmundo Santos, quien más tarde a solicitud del propio Walt Disney, se trasladaría a México para encargarse de realizar los doblajes. En 1950, La Cenicienta fue la primera película de Disney en ser doblada en México. A partir de 1992 con La Bella y la Bestia, Disney empezó a doblar una versión para España diferente de la de Hispanoamérica con sus propios modismos. La Tostadora Valiente fue la primera película de animación de Disney en video, que se dobló en esta modalidad. Al poco tiempo decidió hacer una versión en catalán: La primera película de Disney que se dobló al catalán fue 101 Dálmatas para su explotación videográfica en 1995 que no obtuvo demasiado éxito. También se han doblado películas Disney en gallego, como La bruja novata en 2004 para la TVG y otros títulos. Hasta hace poco tiempo, era la única empresa productora que acreditaba los doblajes, teniendo esa costumbre desde las primeras películas. Pero últimamente, otras productoras, como DreamWorks Animation, o 20th Century Fox, también están acreditando los doblajes.

WARNER BROS. También es una compañía destacable que dobla parte de sus producciones al español, aunque no tanto como Disney, que comparte con ésta una parte de su producción, películas y series infantiles, así como dibujos animados. Suele doblar al español en estudios de México y España. Actualmente en España se ha convertido en objeto de controversia su decisión de prescindir de las voces habituales de diversos actores como Jack Nicholson, Morgan Freeman, Michael Caine, Liam Neeson, Jennifer Aniston, John Cusack o Leonardo Di Caprio, establecidas desde hace bastantes años, de manera unilateral.

HANNA-BARBERA. Los estudios Hanna-Barbera Productions, Inc., compañía productora de series de animación y películas del mismo género y su distribuidora (Warner Bros. Entertainment), también tuvieron y tienen preferencia por el doblaje al español en todas sus producciones, desde su creación hasta la actualidad. Desde sus primeros dibujos animados en la década de los años 50 hasta el presente, dicha productora ha mandado doblar todas sus series a estudios ubicados en México y Puerto Rico, siendo dobladas en este último país series como el Fantasma del Espacio y Dino Boy, Birdman y el trío galaxia, Abbot y Costello, entre otras. Los estudios de México y actores como Jorge Arvizu, Julio Lucena, Juan José Urtado, Juan Domingo Méndez, María Antonieta de las Nieves, Araceli de León, Esteban Siller y Francisco Colmenero aportaron gran calidad al doblaje de los dibujos animados de Hanna-Barbera, poniendo gran parte de su creatividad y acentos regionales a muchos de ellos (los más notorios Don Gato y su pandilla, Super Fisgón y Despistado o Los osos montañeses), entre otros.

El doblaje en México continuó a lo largo de más de 30 años. Sin embargo, a partir de principios de los años 1990, cuando los estudios se unieron con las compañías Turner Broadcasting y luego con Cartoon Network Studios, parte de las series basadas en sus personajes (como por ejemplo Fantasma del Espacio de costa a costa o El show de Brak) fueron dobladas no solo en México, sino también en Venezuela. Actualmente, los estudios de México y Venezuela comparten el doblaje de las series producidas por Cartoon Network Studios y los estudios Turner basadas en series y personajes de Hanna-Barbera, (como por ejemplo ¿Qué hay de nuevo Scooby-Doo?, Laboratorio Submarino 2021, Harvey Birdman, abogado y similares) siendo los estudios de México el más recurrente de ambos.

FOX. Es similar a Warner Bros., aunque el sector infantil de la compañía ha decaído, desde la venta de su canal por cable Fox Kids a Disney. Los doblajes de las producciones de Fox se limitan a estudios de España y México, en este último país hubo una importante controversia debido a que algunos actores de doblaje de la serie Los Simpsons fueron a huelga y al final el estudio Grabaciones y Doblajes Internacionales que doblaba para Fox decidió sustituirlos por nuevas voces. Cuando Fox era dueño de Fox Kids, doblaba al español muchas de sus series animadas en Argentina. Tal es el caso de Dientes de lata, cuya voz protagonista era de la conocida actriz argentina Agustina Cherri (aunque tuvo que hablar en español neutro). La mayoría de sus series de televisión, actualmente vuelven a ser dobladas en México, en los estudios Doblajes Paris situados en Cuernavaca, Morelos.

 

 

 
Ultima Tapa Mundo Kids
Documento sin título